domingo, 17 de febrero de 2013

iBanesto y sus pacientes clientes

A veces pienso que las cosas me pasan por no aprender. Pues no he aprendido con el Banesto. Resulta que, después de las anteriores rabietas decido que es el mejor sitio donde abrir una nueva cuenta remunerada porque el ING ya no me da ni para pipas. Que sí... que no aprendo... que ya lo sé... Pero tengo que contarlo por si alguien sí está a tiempo de aprender.

Pues resulta que estas Navidades, haciendo compras varias, me cruzo en un centro comercial con unos comerciales del iBanesto captando clientes para la cuenta azul. Como estoy harta de que el ING sólo de buenas rentabilidades para "nuevos ingresos o clientes", me decido a contratarles una "Cuenta Azul" (qué nombre más original).

No empezamos bien. El comercial me cuenta una historia sobre que la rentabilidad será de x hasta Junio y después me llamarán para ampliarme la promoción. Ok, pero pónmelo por escrito. "No se preocupe por eso que la llamarán".  ¿De verdad se ha pensado este hombre que me estoy creyendo que no me da una cosa por escrito y que su palabrita de niño Jesús comercial vale para algo? Pero bueno, seis meses sí los tengo por escrito, así que contrato.

Todo bien, pasan tres días, me llegan los contratos para firmar (por e-mail, con lo que el franqueo de la devolución lo tengo que pagar yo... vaya cutrez señores), un día más tarde me notifican la activación de mis productos (26 de diciembre) y llega el cargo de la cantidad inicial a mi cuenta del ING (500 euros).

Como soy ya un cliente desesperado no quise meter más dinero hasta no tener todos los trámites resueltos. Y menos mal porque pasan dos semanas y no recibo nada más. Llamo para ver qué pasa y por qué no he recibido ni mi tarjeta ni mis claves de acceso: "Es que correos funciona muy despacio estos días. Espere, por favor, que ya le llegará".

Espero. Espero. Y espero. Pasan 10 días más y vuelvo a llamar: "Espere hasta el final de esta semana y si no le llega nos llama". Espero. No llega. Después de otra semana mando un e-mail algo irónico porque me parece surrealista que me hayan hecho el cargo, cogido mi dinero y no me hayan dado acceso a él. ¡¡Esto sí es ahorro oiga!! ¡¡Peor que las preferentes!! ¡¡"Denos su dinero y despídase de él"!! En fin...

Pasan otros cuatro días y contestan diciéndome que han enviado "de nuevo" las claves. Pasados varios días me llegan tres cartas cada una con una dato. ¡¡Gracias!!

Conclusión: Contrato, me hacen el cargo muy diligentemente y después tardan un mes y medio en darme acceso a mis productos, teniendo que insitir en varias ocasiones sobre ello. Paciencia...